UN PLAN ESTRATÉGICO REAL: CASO IBERCAJA

Todas las empresas…

Todas las organizaciones…

Todas lo pueden tener, todas lo pueden hacer…su plan estratégico.

 

A raíz de un artículo publicado el pasado 27 de mayo de 2024 por Antonio Molinero en “go Aragón” en el que se hace referencia al Plan Estratégico de Ibercaja Banco, podemos apreciar varios elementos que nos presentan la intención estratégica de esta entidad financiera.

El plan estratégico tiene un nombre “Ahora Ibercaja” y un marco temporal 2024 -2026, esto es muy interesante porque todos en la empresa saben que tienen que atender a ese “grito de guerra”, en la batalla del mercado, para conseguir lo que se han propuesto, y hacerlo en un período de tiempo concreto. Así empezarán a tener indicadores para poder medirlo.

Este nuevo reto se proyecta desde el anterior plan estratégico en el que la entidad consiguió sus objetivos: rentabilidad y solvencia.

En este nuevo período, en este nuevo plan estratégico, tienen muy claras cuáles son las claves que deben activar:

  • El cliente. Lógico: es la fuente de toda facturación y beneficio de cualquier compañía.
  • La actividad comercial. Sin venta, no hay clientes, sin clientes, no hay negocio, sin negocio no hay compañía.
  • La resiliencia. Incertidumbre y adversidad: hay que estar preparados para enfrentarlas, gestionarlas y superarlas.
  • La transformación de la entidad. ¿Hay que convencer a alguien que todas las compañías están en continuo y permanente cambio? Transformación digital, inteligencia artificial ¿te suena? Pues eso, adaptarse y transformarse.

El plan estratégico de Ibercaja se apoya en tres aspectos fundamentales:

1.- El Propósito, su razón de ser, que va más allá de los resultados económicos. Su porqué, que no es ni más ni menos que:

“Ayudar a las personas a construir la historia de su vida, porque esa será nuestra historia”

Un Propósito que trasciende y conecta a Ibercaja con las personas y se compromete con el entorno.

Un Propósito que diferencia a Ibercaja Banco de las demás entidades financieras, centra su espíritu de trabajo y hace que las personas de la entidad sientan orgullo de pertenencia a Ibercaja.

2.- La Misión, en línea con el Propósito:

“Contribuir a hacer mejor la vida de familias y empresas, ayudándoles a gestionar sus finanzas ofreciendo un servicio financiero global y personalizado, que les facilite alcanzar sus propios objetivos”

Misión que se conecta con el futuro que quieren construir, con el futuro que quieren hacer realidad…

3.- La Visión, de la entidad financiera:

“Ser un banco atractivo por el valor ofrecido y su contribución a la sociedad con gran capacidad para adaptarnos a los cambios, anticipándonos a las necesidades de nuestros grupos de interés”

Propósito, Misión y Visión están dirigidos a sus cuatro grupos de interés:

  • Clientes.
  • Accionistas.
  • Personas.
  • Sociedad en general.

Pero para que Ibercaja pueda convertir sus aspiraciones en realidad debe tener una base sólida en valores que son los que hacen que se conforme la cultura de la empresa que, en el caso de esta entidad financiera, esa cultura se vasa en los siguientes valores:

  • Cercanía.
  • Profesionalidad.
  • Compromiso.
  • Excelencia.
  • Solidez.
  • Capacidad de adaptación

Todo esto se tiene que ver reflejado en el día a día de la compañía, todo esto se tiene que demostrar, cada día, con las actuaciones de todas y cada una de las personas que trabajan en la entidad financiera.

Ibercaja sabe que el proceso requiere un esfuerzo considerable ya que no sólo debe tener en cuenta sus fortalezas y debilidades, también debe tener muy en cuenta la influencia de un entorno competitivo y con mucha incertidumbre.

Los objetivos de su plan son:

  • Conseguir una rentabilidad sostenible en el tiempo, que cubra su coste de capital.
  • Incrementar los ratios de solvencia del Banco para ser viable económicamente y pueda cumplir con su misión y alcanzar su visión.

Que se concretan en:

  • Rentabilidad sobre fondos propios una vez excluidos los intangibles, en el ejercicio 2026 vuelva a superar los dos dígitos.
  • Alcanzar una ratio de eficiencia inferior al 54%.
  • El coeficiente de solvencia se sitúe entre el 13,5% y el 14% -desde el 12,7% actual-.
  • Índice de cobertura de liquidez en un nivel superior al 190%.
  • Tasa de activos improductivos inferior al 3,5%, de tal modo que el coste del riesgo se sitúe por debajo del 0,35%.

¿Cómo los lograrán? Lo harán a través de 2 grandes programas de actuación para el próximo trienio:

1.- Programa cliente.

2.- Programa resiliencia

Con un total de 13 iniciativas o planes de actuación.

Veamos los objetivos del Programa cliente:

Un objetivo general de crecimiento del negocio de la entidad con la captación y ampliación de su base de clientes que se concreta en:

  • Incremento de clientes “comprometidos” de un 10% y así tener 50.000 nuevos titulares particulares comprometidos.
  • 000 nuevos clientes de negocios.
  • 000 nuevos clientes procedentes de pymes y grandes empresas.

¿Qué harán para lograrlo? El Programa establece 6 iniciativas o planes de actuación concretos que consisten en:

  1. Convertirse en una entidad de referencia en lo que se refiere a la banca personal y premium.
  2. Adaptarse a un entorno digital en el que los jóvenes con necesidades financieras adquieren un gran protagonismo.
  3. Ser el proveedor bancario de referencia para aquellos comercios que aglutinan a la mayor parte de las actividades productivas de nuestro país -como es el caso de los autónomos, comercios y micropymes-.
  4. Ser, también, el proveedor de referencia para pymes y grandes empresas que ostenten un adecuado perfil de riesgo.
  5. Capturar más negocio y valor añadido en los negocios de pagos y financiación al consumo (Ya creó, anteriormente, una dirección específica en el organigrama).
  6. Proponer soluciones individualizadas a sus clientes en materia de seguros de riesgo como complemento al asesoramiento que viene prestando en esta materia.

Con el Programa resiliencia toda la entidad debe considerar el entorno cambiante, competitivo y digital al que debe adaptarse y tener foco en la clara alineación con el propósito corporativo de “ayudar a las personas construir la historia de su vida”.

Este segundo Programa Ibercaja tiene su foco puesto en la transformación tecnológica, operativa y comercial, y proyecta la aplicación del 50% de la inversión, para este año 2024, que totaliza un presupuesto de unos 110 millones de euros hacia la transformación tecnológica, operativa y comercial.

El Programa se materializa en 7 iniciativas o planes de actuación para consolidar su resiliencia:

  1. Aprovechar sus capacidades tecnológicas.
  2. Integrar la gestión por procesos y reducir el tiempo de implantación de las innovaciones tecnológicas a partir de una transformación y optimización de procesos.
  3. Arraigar una cultura que permita potenciar las capacidades del dato.
  4. Aplicar la inteligencia artificial y las nuevas capacidades de computación para aprovechar las oportunidades de la nueva economía digital.
  5. Afianzar sus políticas de liderazgo y talento.
  6. Considerar los efectos de un entorno competitivo y cambiante en su planificación financiera y en su gestión de riesgos.
  7. Fortalecer la reputación corporativa de la entidad poniendo en valor su diferencial modelo de banca relacional, su compromiso con la sociedad y con el entorno territorial.

Cumplido el desafío estratégico de años anteriores (anterior plan estratégico), la entidad apuesta por ejecutar el plan estratégico “Ahora Ibercaja”. Es un plan ambicioso pero asumible porque Ibercaja Banco cuenta con las herramientas necesarias para consolidar su competitividad a medio plazo y cumplir con su propósito.

Por qué Ibercaja Banco tiene claro que debe funcionar con un plan estratégico:

  • Porque así tiene una hoja de ruta en la que alinear todos sus recursos para lograr sus resultados.
  • Porque mejorará su competitividad a medio plazo.
  • Porque podrá afrontar con éxito los desafíos del futuro.
  • Porque le dará foco y concentración.
  • Porque le permitirá crear el futuro que quiere.
  • Porque para cumplir con su Propósito, Misión y Visión es necesario una herramienta que haga posible su materialización.

Esta herramienta, el plan estratégico, es la que toda empresa debe utilizar para decidir su futuro y clarificar los pasos para convertirlo en realidad.

José Ángel Morales Medrano

Socio-Fundador

 

Entrada anterior
“TODO EL MUNDO TIENE UN PLAN HASTA QUE TE DAN EL PRIMER PUÑETAZO”

Últimas noticias